¿Cuándo consumimos alcohol de forma moderada nos puede afectar al cerebro?

¿Cuándo consumimos alcohol de forma moderada nos puede afectar al cerebro?

La mayoría de veces asociamos determinados tipos de alimentos o bebidas con cierto tipo de problemas o riesgo a algún tipo de problemática, es el caso de cuando bebemos alcohol de forma moderada, que tendemos a no asociar este consumo con un elevado riesgo en lo que respecta a resultados cerebrales, de forma que implica una mayor inclinación con respecto a las diferentes capacidades cognitivas, es decir la capacidad que tiene la mente. Estos datos se reflejan en un estudio que fue publicado por “The BMJ”. Además, todos somos conscientes que cuando consumimos alcohol estamos haciendo algo perjudicial para la salud del cerebro, sin embargo no hay análisis referentes a lo que implica el tipo de efecto que tiene cuando consumimos de forma moderada alcohol y nos puede llegar a afectar al cerebro.

Por otra parte, un equipo que lleva a cabo investigaciones en la Universidad de Oxford junto con University College en Londres, ambos centros están ubicados en Reino Unido y han llegado a proponerse llevar a cabo la investigación para llegar a la conclusión sobre cómo puede afectar la ingesta de alcohol de forma moderada y así llegar al punto de conocer si los efectos sobre éste son beneficiosos o nocivos para la salud o por el lado contrario averiguar si no existe ningún tipo de relación con respecto a lo negativo de consumir alcohol moderadamente en relación a lo que respecta el cerebro. Por lo que decidieron utilizar datos para hacer un balance semanal del consumo de alcohol y el rendimiento cognitivo de las personas, dicho proceso se llevó a cabo durante 30 años, es decir, desde 1985 hasta 2015. En dicho proceso fueron partícipes en torno a 550 varones y mujeres con buena salud, el estudio recibe el nombre de Whitehall II.

Cabe destacar que la edad que tenía cada persona que participó en el estudio tenía alrededor de los 43 años de edad y no había nadie que tuviera dependencia con las bebidas alcohólicas. De manera que se llevaron a cabo diferentes pruebas para conocer la función del cerebro, lo que implicó una duración desde el 2012 hasta el 2015. La forma de realización del estudio fue a través de un escáner cerebral de resonancia magnética. Además, un dato interesante a mencionar es que para la realización del estudio se tuvieron en cuenta diversos factores importantes, tales como la edad, el sexo, la educación, la actividad física y social de la persona, la clase social, si es fumador, si tiene algún tipo de riesgo de accidente cerebrovascular o bien algún tipo de antecedente médico.

Por tanto, una vez realizado el estudio, los investigadores pudieron averiguar la existencia de un consumo de alcohol más elevado de lo normal en un periodo que transcurría durante aproximadamente 30 años y que lo relacionaron con un alto riesgo de atrofia del hipocampo, que se refiere al daño cerebral que llega a afectar a la memoria de la persona así como la navegación espacial.

Sin embargo, en el estudio también se averiguó que las personas que tenían un consumo que implicaba más de 30 unidades semanales presentaban un riesgo bastante más elevado a diferencia de las personas que consumían de forma moderada, es decir entre 14 y 21 unidades semanales, algo que supone tener tres veces más probabilidades de tener atrofia en lo que respecta al hipocampo, algo que se ha comparado con los abstemios.

Además, también se ha llegado a vincular un consumo mayor con una inferior integridad con respecto a la sustancia blanca, así como una disminución mucho más rápida en la fluidez del lenguaje, es decir, el número de palabras que empiezan con una letra concreta y que se pueden decir en un minuto, aunque no llegó a localizarse ningún tipo de asociación con la fluidez semántica, es decir, el número de palabras de una determinada categoría que se puede decir durante un minuto y aparte de ello también ha sido importante tener en cuenta  la capacidad de recordar palabras.

Un dato importante a destacar es que los autores del estudio realizado han indicado que es un estudio de carácter observacional, de manera que es imposible obtener conclusiones relevantes y consistentes sobre cuál es la causa y el efecto.

Finalmente, las conclusiones obtenidas han tenido gran relevancia en cuanto a la salud pública se refiere para muchas personas. Según indican los investigadores, los hallazgos obtenidos ejercen un gran apoyo respecto a la reducción de los límites de seguridad en Gran Bretaña, a diferencia de Estados Unidos que se sugiere que el límite de 24,5 unidades semanales está bien para el consumo que tienen los hombres, sin embargo en el estudio se ha encontrado que existe una mayor incidencia de atrofia del hipocampo con un consumo de entre 14 y 21 unidades semanales, sin que exista apoyo de efecto de protección en lo que respecta a un consumo moderado y que afecte al cerebro. 

Es importante indicar que el consumo de alcohol puede tener consecuencias y se puede modificar para que no llegue a afectar al cerebro, pero cuando se realiza una intervención preventiva primaria en el momento en que la persona tiene una edad avanzada en algunos casos es demasiado tarde practicar cualquier tipo de prevención.

Aquí dejamos un vídeo de un experimento social con un niño de 11 años que quería beber alcohol. 

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *