¿Quieres saber cómo le va a tu hijo en el colegio? El método de la rosa y la espina te ayudará.

¿Quieres saber cómo le va a tu hijo en el colegio? El método de la rosa y la espina te ayudará.

A menudo tenemos que lidiar con la idea de que nuestros hijos nos oculten cierto tipo de cosas que le ocurren en determinados momentos del día, por lo que cada vez son más los padres que se quejan de que sus hijos no le cuentan nada. Algunos niños son muy diferentes y cuentan todo lo que hacen en el colegio, así como transmiten su estado de ánimo y como se sienten, sin embargo, en el otro lado tenemos otros niños que son tan reservados que no cuentan nada en casa.

De manera que muchos padres averiguan que a su hijo le pasa algo porque notan que están tristes o ven cara de preocupación por algo ocurrido con algún niño, por lo que existe un método para entender lo que le pasa a nuestro hijo en el caso de que no nos diga nada.

El método de la rosa y la espina se puede poner en práctica a diario, ya que servirá de gran ayuda para poder entender el día a día del niño y también nos vendrá bien para poder ofrecer nuestro apoyo si el niño está teniendo una mala situación o experiencia en el colegio, así como formar parte de cualquier momento divertido que tenga nuestro hijo y que así vea que puede contar con sus padres para todo tipo de cosas.

Una forma de aplicar el método de la rosa y la espina que podemos llevar a cabo es en el momento de ir a dormir, ya que es una hora donde nuestro hijo está en un estado de tranquilidad y podemos leerle el cuento que él quiera o bien aprovechar y decirle cosas de modo cariñoso antes de ir a dormir y una vez que arropamos a nuestro hijo, podemos preguntarle lo siguiente:

¿Cómo ha ido la rosa y la espina de hoy?

El significado de la rosa hace referencia al momento del día que más le ha gustado, le ha divertido o bien le ha hecho sentir bien, sin embargo, cuando hablamos de la espina nos referimos a los momentos tristes, que duelen y que han incomodado al niño durante el día.

No obstante, hay que tener paciencia para conseguir que el niño te cuente cosas importantes que le han ocurrido, ya que en un principio es probable que te cuente cosas que ha hecho, como por ejemplo un sendero con un amigo para que las hormigas pasen en el parque, a esto se le denomina la rosa y por otro lado nos puede contar que su amigo ha pisado las hormigas, refiriéndose a la espina. Esto puede parecernos una tontería, sin embargo, para un niño es lo que ha hecho en su día, son cosas que explican lo que les ha gustado y lo que no de todo lo que ha sucedido en el día.

Por lo que es interesante utilizar el método de la rosa y la espina, ya que poco a poco si lo hacemos a diario cada noche en el momento de que el niño va a dormir, podemos conocer todo lo que nuestro hijo no nos dice, como puede ser que tipo de cosas ha hecho en el colegio, si ha sido castigado por hablar, si ha jugado con sus amigos o no o bien si se ha terminado toda la comida al comer en el comedor del colegio. Este tipo de preguntas corresponden a lo que solemos querer saber con frecuencia y si las hacemos directamente obviamente el niño nos dirá todo lo que queremos oír omitiendo la realidad de cómo ha ido el día realmente.

Como afrontar el día haciéndole ver a nuestro hijo nuestro día a día y que es lo que No debemos hacer.

Por otra parte, si queremos que el niño nos cuente como le ha ido en su día, también podemos optar por contarle como nos ha ido a nosotros en el día, mostrando el mismo método de la rosa y la espina.

Por lo que para poner en práctica de manera adecuada el método de la rosa y la espina es importante no hacer presión, es decir, intentar conseguir que el niño nos dé una respuesta, por mucho que tenga sueño y no tenga ganas de hablar, no hay que presionarle para que nos cuente como le ha ido en el día a día. También es importante que no dirijamos al niño en las respuestas, ya que a veces responden lo que nos gustaría oír y debemos intentar obtener la información real que no nos cuenta. Además, no debemos impedir que el niño hable, ya que es típico que tarde en explicarnos las cosas y es necesario tener mucha paciencia y que tarde el tiempo que necesite para hablar, no importa si tarda tiempo en contarnos algo.

En último lugar, nunca debemos dejar de mostrar interés en lo que el niño nos está contando, ya que puede que nos explique cosas que no nos resulten interesantes o importantes, pero para un niño resultan igual de importantes que para un adulto puede ser el hecho de tener algún problema en el trabajo o bien una discusión de pareja y que sin embargo cuentas a mucha gente.

Aquí dejamos un vídeo con unos trucos que vienen muy bien utilizar si queremos saber que el niño nos cuente como le ha ido el día.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *